martes, 28 de diciembre de 2010

Vuelta a la infáncia veraniega

Ésta es una de esas entradas que hago sin pensármelo demasiado. Me han llamado de todo hasta la fecha, pero creo que lo que más me han llamado es nostálgico. Así que alla voy.

Debido a causas de fuerza mayor he estado más de dos semanas sin salir a la calle a que me diera el aire. Hoy por fin me he forzado a salir para hacer un recado. Me encuentro en un pequeño pueblo del prepirineo leridano. He salido por la mañana sobre las 11 con los termómetros marcando aun por debajo del 0. No había una nube en el cielo y el ambiente se prestaba a tomarse el paseo con calma para gozar.

A medida que avanzaba por la calle los recuerdos de mi infancia y juventud han vuelto a mi memoria. Muchos de los comercios han cambiado, las calles se han reformado e incluso hay una tienda de informática.

Por la calle he reconocido a Marc, a quien no veía casi desde antes que nos cambiara la voz. No ha cambiado un ápice. Ha sido un encuentro breve, pero me ha bastado para recordar aquellas tardes de verano en la piscina, en cualquier rincón del pueblo, jugando con toda la panda del pueblo, tarde tras tarde, o yendo en bicicleta por las montañas. Los recuerdos son innumerables.
Sigo bajando calle abajo y me encuentro la rectoría. Me viene a la memória aquella vez que el párroco del pueblo me llamó para pedirme que le enseñara a usar el chat para estar actualizado a los tiempos que corrían (vía IRC o webChat entonces).
Luego me he parado a ver un cartel de información sobre la remodelación de una parte del pueblo. Viendo el mapa me he dado cuenta que hace una eternidad que no voy por allí. La próxima vez podré hacer la ruta completa. Antes de que me lo cambien del todo.

A los pocos metros, ya de vuelta he parado un momento a escuchar el silencio, a admirar el pirineo y ver bajar el río. Han asfaltado el camino que pasa por debajo. Era un caminito de tierra donde solíamos ir de pequeños para tirar pierdas al agua. Hay alguna anéctoda fraternal por ahí que, ahora, me hace sonreir. Poco a poco el pueblo va cambiando y pese a que es lógico que esto sea así, uno se resiste a abandonar el recuerdo de cuando lo que ahora es una calle, antes era un paso de corrales de gallinas y ovejas. Lo que ahora son calles asfaltadas e iluminadas antes eran caminos adoquinados o de tierra, frecuéntemente llenos de excrementos de las ovejas que iban y venían. Ya no se ve a los abuelos con la boina en las calles sentados hablando. Y aunque esto último suene a tópico, eso solía pasar.

Se respira silencio y tranquilidad, cosa que me ha despistado ya que por estas fechas suele haber mucha gente en el pueblo, pero claro... estan todos esquiando, que es a lo que han venido.

Disfruto unos segundos más de esa sensación de paz, nostalgia y tranquilidad. Luego sigo mi camino hasta casa donde me pongo a preparar el equipaje, que esto se acaba. Pero al igual que cada vez que he venido, me prometo que volveré pronto.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Pandillas, grupos, círculos, hermandades, famílias y demás

En más de una ocasión he podido escuchar, ver, vivir y presenciar como la gente tiende, por norma general, a ser reacia a los cambios. Concretamente me refiero a los cambios en las pandillas de amigos, aunque se puede extrapolar a otros muchos campos.

El escenario puede transcurrir en cualquier grupo de amigos, de amigas o mixto, es indiferente. Personas que desde la adolescencia han ido estrechando lazos a base de ir juntos a cole, quedar para ir al cine, coger las primeras borracheras, salir de fiesta, e incluso organizar cenas, barbacoas, viajes, campeonatos nocturnos de FIFA y demás eventos conforme el tiempo pasa y la gente se hace mayor. Compartir toda una serie de actividades como las descritas anteriormente nos lleva a tener una sensación de unión bastante fuerte y vinculante. Cada cual tiene sus más y sus menos con los integrantes de la pandilla pero la defensa del grupo y sus componentes és unánime. Es como una família, que dicho así queda a medio camino entre la família biológica y la de la mafia.
Con el tiempo y paralelamente, cada cual se busca la vida, los estudios, los trabajos y lo que convenga con tal de sobrevivir a las responsabilidades que van apareciendo en el camino. Eso acarrea una serie de, llamémoslo incompatibilidades, con los intereses del grupo. Un trabajo puede impedir que ciertos integrantes del grupo puedan asistir a los diferentes eventos de un modo bastante automático. Eso se puede prolongar durante un año laboral tranquilamente. Por motivos parecidos puede que el grupo tenga más dificultades cada vez para reunirse al completo y eso no suele gustar. Da la sensación que las cosas cambian, que se pierde algo por el camino.

Un caso tipiquísimo suele darse en el momento que los diferentes miembros se vayan emparejando. Es lo más normal del mundo que esa persona quiera i desee dedicar tiempo a su pareja, ya que de eso va el tema del amor y, sobretodo en los primeros meses, se puede notar la ausencia de esa persona. Pero a diferencia de los demás motivos, este puede acarrear algun problema dada la sensación de que "alguien ha robado" a un integrante del grupo, y se suele cargar un poco contra la pareja. Eso suele crear acusaciones, debates, charlas e incluso discusiones sobre esa situación, y por lo que tengo entendido es algo generalizado. Tanto que, de hecho, alguien puede criticar esa actitud de un amigo o amiga emparejado y sigue teniendo los mismos numeros para hacer exactamente lo mismo el dia que se empareje. 

Esto da que pensar dos cosas:
1) El grupo no tiene ningun poder sobre las decisiones del individuo. Debe respetarlo y apoyarlo sea cual sea su decisión que para eso se es amigo. 
2) El individuo debe encontrar el modo de repartirse de modo adecuado entre el grupo y el resto de actividades. De hecho es lógico que sea el primer interesado en actuar de ese modo.
(y 3 incluso, o 2.1) Si el individuo no responde del modo 2, no se le puede acusar de nada. Para estas alturas, en la media se puede considerar que ya es mayorcito para valorar lo que tiene, lo que quiere y lo que puede llegar a perder si no se lo curra. 

Aquí cada cual tiene su opinión y todos podeis decir y destrozar lo que he explicado, con motivos, razones y vivencias propias por cualquiera de los lados, puesto que apenas he tocado el tema. Sólo quería escribir acerca de un patron social que me parece que se da un poco en todos lados que tiene que ver con el inexorable paso del tiempo, la evolución de los humanos como personas y el modo de afrontar una de las muchas cosas que uno se encuentra cuando se hace mayor.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Navidades "sinfín"

Se acercan las fechas entrañables. Las fechas de las cenas de empresa, de cantar villancicos, de llevar la batamanta a todas horas, de saturar los hogares de "papanoeles" que trepan por los balcones y adornos por toda la casa sin olvidar tener en el CD de la cadena de música el tipiquísimo disco de "Clásicos Navideños para toda la família". En los grandes almacenes, las calles de las ciudades y fábricas varias de los polígonos industriales ya brillan cada noche las lucecitas de LEDs que dan a todo cuanto nos rodea un aire de felicidad que no sabemos exactamente de donde proviene pero aparece y permanece hasta pasado el día de Reyes.

Y enmedio de toda esa fase de adaptación a los días de joya viene alguien de la família con un papel o una agenda en la mano o cualquier objeto preparado para tomar notas y pregunta sin darle más importancia:

"¿Y tú para Navidades que quieres que te regale?"

Cada vez que me preguntan eso se me atraganta el alma un poquito. Cada año la misma pregunta, y de parte de varias personas. Entiendo que en esas fechas se regalan cosas a varias personas y no se puede estar pensando qué regalar a cada una porque no es demasiado viable, pero me siento con la paradójica sensación de que debo darles algun tipo de respuesta para que puedan comprarme algo pese a no necesitarlo. "No necesito nada, gracias" no es una respuesta válida. Dar algún tipo de obsequio es algo a lo que nos sentimos obligados para que se sepa que apreciamos a esa persona.

Desconozco hasta qué punto eso es así en el resto de hogares españoles, pero tengo la sensación que el factor sorpresa es algo que ha quedado casi en exclusiva para los más peques que sueñan con la llegada de los Reyes Magos, y aún así muchos ya saben que les van a dar lo que han pedido.

De hecho está tan estandardizado que nadie se sorprende de todo eso. Hay personas que viven la Navidad como si fuera la época más mágica de todo el año. Otras dicen que no tienen nada que celebrar y no van a ningun lado ni hacen nada especial. Otras dicen lo último pero se apuntan al bombardeo social de las fiestas, celebraciones y tradiciones varias tales como enviar postales de felicitación o cantar villancicos e hincharse a polvorones y turrones.

En todo esto la sociedad de consumo siempre viene fuertemente controlada, atacada y condicionada por las empresas, que siempre esperan hacer el agosto fuera de época. El mercado arrasa con la publicidad y la condición Navideñas, desde hace muchos años y empezando cada año más pronto. Visto fríamente a veces da vértigo.

La Navidad es algo muy curioso a nivel social, en resumen. Con los años, la experiencia de un servidor  ha demostrado que a veces se prefiere la compañía de esos seres y compartir y gozar de sus sonrisas, más que el regalo que te puedan hacer. Pero puesto que cada persona es un mundo y lo pinta con su propia paleta de colores, que cada uno haga lo que buenamente pueda, señores.

Al menos en esa época todos vamos un poco más alegres, en general.
Ala a comprar todo el mundo!

Cual es el regalo de estas Navidades? (yo ya casi lo tengo, y como me salga bien seré un héroe)

martes, 16 de noviembre de 2010

Una cena de risa

La semana pasada fui a cenar con una amiga. Hacía tiempo que no quedábamos y teníamos que ponernos al día de cada una de las memeces que vamos haciendo por la vida.

Ya por lo pronto la encontré nerviosa. Me comentó que sí, que estaba acelerada porque se había tomado un té negro (dice ella que lo quería verde y no había). 
Para ir empezando la noche, fuimos a un bar a tomar una caña y una tapilla. Que hartón de reir. La tía estaba acelerada tanto en su habla como en su modo de pensar y más aún gesticulando. No podía soltar yo media frase sin que me interrumpiera para decir lo primero que se le pasara por la cabeza, fuera una opinión o un comentario a malaleche. Estaba nerviosa ella y me estaba poniendo nervioso a mí. Aun así fue divertido verla en ese estado inusual.
Seguidamente decidimos ir a cenar (con los ánimos ya más calmados). Decidimos darnos el lujo de comer en un restaurante que conocíamos bien. Habíamos ido un par de veces y me encantaba. Era pequeño, pero elegante con estilo pero de trato de confianza agradable, en vez de formal y estirado. Raciones abundantes, vinos de selección y una ubicación muy adecuada en la ciudad. La camarera que nos atendió no era la de siempre. Tanto mi amiga como yo teníamos allí a una persona controlada cada uno, y cada vez que visitabamos ese restaurante nos fijábamos que estuvieran. Yo no encontre a mi camarera, una chica joven de treintaypocos, rubia, altita, esvelta y muy suelta y espabiliada. Mi amiga vió más tarde a su camarero-rastas, un tío la mar de majo que era tan agradable y apuesto como la camarera mencionada anteriormente. 

Aun así, algo cambió en ese lugar. En una noche toda la mágia de ese sitio se fue al garete, sin que pudieramos evitarlo.
Llegamos y había un grupo de varias personas sentadas en la entrada del establecimiento. Pudimos distinguir francés, alemán, ingles .. y no se si algo de italiano. Bien.
La carta para empezar iba sin menu. La chica que nos antendía dijo que no hacían menu. ("Ya no", pensamos nosotros, puesto que antes sí lo hacían). La carta toda en si misma era más cara, bastante más de lo que recordábamos. No era un restaurante especialmente económico, pero no era ninguna barbaridad. Esa noche lo era. Pedimos una ensalada a partir, un segundo y vino para beber. Al poco de tener el vino llegó la ensalada. las copas no permetían poner la ensalada en medio. Yo retiré la mía y la camarera "agarró" literalmente con toda la mano la copa la levantó, la pasó por delante de mi amiga y se la dejó a un lado. Bastaba con pedirlo o desplazar un poco la copa por la base. Mi amiga no es una fanática del protocolo de mesa, más bien lo contrario alguna vez, pero que en un sitio donde nos mimaban tanto otras veces, nos salieran un poco por ese lado, nos sorprendió. Al llegar los otros platos pasó algo parecido pero con los cubiertos. Le apartaron el cuchillo mientras comía, o algo parecido. Tuve que frenar un poco a mi amiga para evitar que montara una mini-escena, que Hiroshima a su lado puede parecer un cuento infantil, si se enfada. 

A todo eso, mientras hablábamos sin rumbo alguno sobre el posible cambio de propietarios del local, sobre nuestras vidas, y las vidas de personas que ni conocemos, tuvimos la oportunidad de "gozar" ( nótese el sarcasmo), del escándalo de risa de una de las personas que estaban en la mesa de grupo. Tenía una de esas risas que al estallar alcanzan ese nivel acústico que hace chirriar los oídos y deja sordo a más de uno. Cada pocos segundos la tía se soltaba con la risa y era un auténtico incordio(Era una chica. Hay que ser chica para reir de un modo tan agudo). Casi no podía escuchar lo que me contaba mi amiga. 
Finalmente pensé en salvar los muebles con el postre, ya que lo recomendaban. Coulant de chocolate. Era un coulant, si. De fabrica, calentado, sin interior fundido ni nada parecido.


Así que aun sorprendidos, pagamos, y nos fuimos de allí jurando no volver jamás. Nos dolió como había cambiado tanto un sitio que, por su forma de ser, cocinar, servir y tratar con el cliente nos encantaba. Un sitio que habíamos decidido hacer nuestro. Un pequeño rincón del Universo en el que queríamos tener la certeza que allí todo estaría siempre como el primer día. Parece que nada dura para siempre.

Tenemos la hipótesis de que nos trataron sin demasiados miramientos porque nos debieron ver jóvenes e infantiles. Yo iba vestido de rapero, más ancho que alto, puesto que fuí directo del trabajo a la cita. Mi acompañante iba normal, pero tambien la tomarían por una cría. Sinó no nos explicamos esa actitud por parte de una supuesta profesional de la restauración (aka, la camarera)

Para acabar de romper con todo, puesto que era entre semana y casi sin previo aviso, había que madrugar y por tanto ya no fuimos a tomar la copa de rigor en el local de jazz del barrio viejo, para ponernos metafísicos y acabar llegando a las conclusiones impotentes de turno. 

Por lo tanto, está claro que habrá que repetir la noche, puesto que ésta  no cuenta. Entre las risas de las conversaciones que tenemos, la risa de mirarnos y decir "esto no está pasando de verdad, no?", y la risa histérica de la hiena de al lado, pues.. nos reímos mucho que es de lo que se trata al fin y al cabo.

domingo, 24 de octubre de 2010

El tiempo y su lentitud

Inmerso en un pequeño lago de tareas digitales por realizar, me encuentro en ese momento del día, odioso para la mayoría, en que me asombra y me fulmina la sensación de que el tiempo avanza tan despacio que casi podría ser que estuviera parado. 

Sin saber mucho que hacer al respecto, miro con cierta desesperación como los minutos apenas logran sucederse unos tras otros, como si dudaran de tener su momento de existencia. Es extraño como un simple minuto puede el milagro de cambiar mi humor a peor. Miro a todos lados, consulto el correo, leo las notícias, reviso un par de blogs de actualidad digital, voy a buscar agua, luego al servicio y a la vuela el maldito todavía sigue allí, quieto, desafiante hasta su último segundo de vida.

En un primer momento me planteo ignorar el reloj y seguir con lo mío. Me pongo a ello con esmero. Reviso, repaso, compruebo, y chequeo cada tarea un par de veces pero todo cuanto logro es tener la sensación que llevo una eternidad haciendo cosas. Sólo la sensacion, puesto que el minutero apenas se ha movido 30 minutos. 

En ese momento la sensación de no acabar nunca se hace tangible, palpable e incluso dolorosamente real. Parece que voy a estar aquí "ad infinitum", sin nada con lo que sobrevivir. No veo el momento de volver a casa. No hay horizonte en mi desesperación momentánea. 

¿Qué hace que el tiempo nos trate así? En nuestros momentos de gozo y regocijo el tiempo vuela, es una especie de versión rápida de Usain Bolt. Apenas tienes la sensación de haber empezado, que ya termina. Por contra, en momentos de aborrecimiento extremo el tiempo se alentiza exponencialmente tendiendo infinitesimalmente al avance zero. (Y si encima vigilas un reloj analógico de cocina, en cuanto creas que se ha parado, verás "casualmente" ese movimiento raro del segundero consistente en hacer un amago de ir para atrás. Jodío como lo odio).

¿No podría ser al revés? ¿Por qué esas sensaciones?
En el caso del aburrimiento, podría ser porque ansiamos terminar cuanto antes y eso nos tiene pendientes del reloj de un modo más frecuente de lo habitual, mientras que en caso de estar entretenidos con otras cosas, no nos percatamos del paso de los segundos, y por eso la sensación de que se acorta el tiempo. Aun así, servidor prefiere echarle la culpa a la velocidad del tiempo y su inconstante variabilidad.

P.S.:Seguro que después de escribir esto me llevo otro chasco.

viernes, 22 de octubre de 2010

Por fin es otoño

No se me da bien la poesía, así que puede que no suene comlpetamente a rima y a tiempo. Pero me gusta como queda.

Si entre edificios fugaz,
a las nueve de la mañana
un rayo de luz te alcanza,
despistando el triste gris,
gris de urbe, gris de ciudad,
gris de medio despertar.

Si te sorprende tu vaho
y refresca el sentir,
tu piel estremecerse
en vez de calor que sufrir,

es porque ha empezado,
porque tenía que empezar.
Ya no importa lo que pase, 
pues ya nada lo puede parar.

Aun batalla el calor de verano
en mediodía y poco más,
el fresco tiene dominado
sin duda todo lo demás.

 Vuelve así la negra noche
que acentúa y hace bellas,
sea a pie o sea en coche
una a una todas las estrellas.

Ya se ve algo de nieve
en lo alto de las montañas, 
de las sierras catalanas
  del pirineo perenne.

Y en lo que antes era verde
ahora toda anaranjada,

la hojarasca amontonada
que tanto a los niños divierte.

Nostálgico otoño,
nace el invierno,
 y muere el verano.

Semanas preciosas de otoño,
insinuaciones de invierno,
restos de verano.

 

domingo, 10 de octubre de 2010

Coming back, in the rain.

Ayer medio cumplí uno de mis sueños. Pero lo daré por inválido por ser "a medias".

Resulta que ayer en toda la comarca estuvo lloviendo a ratos. Al principio de la noche estaba algo nublado pero parecía que no caería más que alguna llovizna, así que no cogí paraguas. Pasaron las horas y a eso de las cuatro y media de la madrugada decidí que me volvía a mi casa, que para un sábado pues ya estaba la noche completita y no hacía falta más. El problema es que para entonces la que estaba cayendo superaba de bastante lo que vendría a ser una llovizna. Como no podía correr y el coche estaba en un párquing lejano y descubierto el último tramo de camino, decidí tomármelo con calma puesto que llegaría de todos modos empapado al coche.
Me puse a andar con la calma y a pensar bajo la lluvia y las luces de la ciudad que se quedaban en nada cada vez que algun rayo hacía aparición, que era bastante a menudo. Entre pensamientos encontré que por fin había salido después de estar casi un mes sin salir de fiesta. Eso me arrancó media sonrisa y el sentir como el agua de lluvia empezaba a hacer que mi camiseta pesara cada vez más me inspiró a intentar hacer algo que no haría ni por asomo en situaciones normales.
Cual Gene Kelly en 'Singing in the rain', miré al cielo, miré a izquierda y dere.. perdón, a derecha e izquierda viendo que no había absolutamente nadie por la calle, y tímidamente una melodía pegadiza empezó a salir poco a poco de mi garganta y se fue agrandando hasta llegar al volumen adecuado para sentir como me liberaba de todos mis tabúes:

"I'm siiiiinging in the raaaain, just siiiinging in the raain!! What a gloriiouus feeeeliing I'm haaaaappy agaaain..! I laugh at clouds, so dark up above, the sun's in my heart and I'm reaaady to looove...!!"

Si alguien me hubiera visto pensaría que iba bebido. Pero me divertí mucho.

Finalmente llegué al coche me quité la camiseta, la escurrí y me fui para casa.

Aun así hay que repetirlo, sentir que no quería mojar el coche me hizo ir a paso firme durante todo el trayecto sin dedicarme por completo a disfrutar la situación, y por otra parte porque tengo apalabrado compartir ese momento con otra persona.

La próxima será sin límites, sin tiempo, solo la lluvia, la libertad y la vida alrededor!

lunes, 27 de septiembre de 2010

Qué hacer con la vida?

Uno no se plantea la vida durante años. Se limita a vivirla tan buenamente como se le permite. Facilidades de ser pequeño. No hay casi ninguna responsabilidad y con poco uno tiene más que suficiente. Luego se llega a cierta edad en la que empiezan paulatinamente a aparecer nuevos horizontes, nuevos conceptos. El mundo ya no se limita a las cuatro calles del barrio, la escuela y el pueblo de veraneo. El mundo es enorme y está lleno de gente diferente y lleno de problemas que antes no existían. Salen a la superfície las que, dicen, serán las nuevas reglas del juego hasta el final. Ya no sirve el vivir sin preocuparse. Habrá que encontrar en los años venideros sistemas de abastecimiento resultantes del esfuerzo de uno mismo. Por lo tanto habrá que encontrar el modo de conseguir comida, un techo y la tan ansiada "felicidad" de la que se goza durante la infancia.

El tema de la comida y el techo parecen tener solución. Basta con tener dinero suficiente para adquirirlos. Para conseguir ese dinero se establece generalmente la realización de algun tipo de trabajo a cambio de cierta cuantía de dinero, que se denomina sueldo.

Aclarado ese punto uno puede pensar que ya lo tiene casi todo hecho, sólo le queda preocuparse por ser feliz. Pero en seguida uno se da cuenta que para lograr el susteno economico necesario hace falta dedicar un tercio del día, u ocho horas diarias, que viene a ser lo mismo. Ocho horas más es lo que se recomienda para dormir, así que sólo quedan ocho horas para hacer el resto de cosas. Parece que ocho horas dedicadas a la felicidad diária pueden ser muchas, pero es de sobras conocido el hecho de que esto no es así.

Es por eso que uno en seguida se plantea encontrar esa felicidad en el lugar de trabajo también, en la gente con la que trabaja, en las tareas que realiza. Por eso, en la medida de lo posible, mucha gente se plantea trabajar en algo de su agrado y satisfacción. Ese punto en particular hay personas que lo tienen claro des de un primer momento. Ya de jovenzuelos tienen claro a qué labor van a dedicar sus esfuerzos durante la mayor parte de su vida. Ven claramente el camino a seguir, los estudios a cursar, y si lo consiguen entonces ya no tienen nada de que preocuparse. Otros por contra, no encuentran un trabajo que los haga sentir felices. Puede haber varios empleos donde sentirse feliz, incluso está la posibilidad de cambiar de trabajo y dedicarse a diferentes cosas. También se puede dar la circunstancia de que los diferentes empleos requieran caminos de acceso muy separados: estudios universitarios, titulos académicos varios no relacionados de una profesión a otra. Se prevé entonces que es necesario dedicar algunos años a preparar el camino hacia la profesión deseada, con lo cual cambiar de profesión puede ser un problema. Especialmente a partir de cierta edad puesto que, a medida que uno se hace mayor, se le considera menos preparado para el tipo de trabajo a relizar, generalmente hablando. Se podría deducir que es necesario ordenar crónologicamente por preferencias las profesiones a las que se quiere acceder.

Eso con razón roza lo que se dice "rizar el rizo". La gente que no tiene clara su vocación profesional es gente con dudas. Gente que busca un camino pero no esta segura de cuál es el suyo. Gente que teme equivocarse y darse cuenta cuando sea tarde.

Hay que reconocer que mucha gente no se plantea esos aspectos de la vida con tanta profundidad. Se estudia, se aprendre y se trebaja de lo mejor que uno puede y si ese oficio es el de nuestros sueños, entonces bien, y sinó pues ya es más que nada lo que se tiene. Y santas pascuas.

Dudas?

sábado, 11 de septiembre de 2010

Cuando menos te lo esperas

He oido por esos mundos de Dios que si deseas una cosa con toda tu alma, ésta se te puede llegar a conceder. Inicialmente la idea de ese concepto es atractiva y, recompensatoriamente hablando, parece justa. Pero que pueda llegar a ocurrir no quiere decir que ocurra siempre. La vida es tan caótica, tan basta, tan incontrolable en ciertos aspectos que la probabilidad de que algo trunque nuestras ambiciones es muy alta. Hay que esforzarse y luchar por lo que uno quiere, pero hay que entender que, queramos o no, a veces las cosas, no pasan por el sendero que imaginamos.

A estas alturas los menos avispados ya imaginareis por dónde van los tiros.
Efectivamente, un servidor ha vivido recientemente una de esas experiencias tan poco agradables, viendo con impotencia como algunas de las cosas por las que ha luchado o ha soñado durante semanas esperando que sucedieran, al final no han sucedido. Han caído una tras de otra cual castillo de naipes.

Es cierto que hay que seguir luchando por esos objetivos, pero la sensación de impotencia ha hecho acto de presencia durante buena parte del rato transcurrido hasta la hora de escribir estas líneas remotas en horas estrañas.

El problema en cuestión ha establecido que habrá que luchar una serie de batallas a cada cual más importante que la anterior. La guerra por ganar es importante, casi se podría calificar de vital. Hay que afrontar bien cada una de las batallas que van a aparecer.

Esa sensación de perder algo por lo que se ha luchado y se ha puesto mucha ilusión es francamente incómoda. Da mucha rabia. Una impotencia tan grande, ese pensamiento de "por qué a mi", ese sentir la ilusión en caída libre hacia el valle del resentimiento y la frustración sin freno alguno, todas esas cosas són terribles. Incluso logran cambiar la actitud de uno mismo, que alterado por la situación responde mal y a todo el mundo. Cuesta controlarse en situaciones así. Y esa no es más que la declaración de guerra.

Ahora, pasadas unas horas del "inesperado" acontecimiento, las aguas vuelven un poco a su cauce. Ahora toca dormir, descansar, rezar un poco quienes lo crean necesario y mañana será otro día, por el que levantarse y luchar.

Ánimos ;)

domingo, 29 de agosto de 2010

Cuando uno no sabe que escribir, pone lo que sea

A veces mantener un blog actualizado cuesta más de lo que uno desearía. Hay días en los que no apetece escribir, y hay días en los que uno no sabe qué escribir, qué temas tratar.

Llevo un par de semanas pensando en cosas que podría poner que pudieran resultar interesantes de publicar, alguna reflexión sobre algun hecho reciente o algo parecido. Pero no he encontrado ni el tema ni el momento de hacerlo. El verano se me hace caluroso y pese a que me niego a estarme quieto, un sentimiento de gandulería permanece en mi de forma casi constante debido al calor de estos días. Por eso no me gusta el verano, hace calor, hay mucha humedad y no hay ganas de hacer nada. No soporto el calor. Me agobia. La mayoría de las personas pasan todo el año soñando con poder ir a la playa. Yo cuando estoy en la playa siempre tengo un momento "pero que narices pinto yo aqui", es decir, ¿qué hago en medio de un banco de arena con 4000 personas mas, quieto bajo el sol que me funde vivo, y con el único refresco de el mar, que encima está salado y tienes que acabar duchándote al salir de la playa?. Yo preferiría estar en una piscina, con sombra, con aire fresco, en la montaña. Pero como a la mayoría de gente le gusta la playa, pues tampoco tengo yo la vena autista muy subida, vamos. Si me largo de viaje, pienso ir a un país fresquito. Nada de playas eternas ni soles justicieros. A principios de verano, cuando salió el anuncio de promoción de Menorca, yo ví otro anuncio muy parecido, pero de Islandia. Y me encantó! Me imagino esa isla con tanta paz!! un silencio ensordecedor por las noches, cielos estrellados infinitos. Sería genial.

En fin. Sea como fuere, eso tendrá que esperar porque hoy terminan mis vacaciones. Aún así, sigo deseando que lleguen los primeros aires frescos del norte y las hojas otoñales empiecen a cubrir todo el suelo por donde camino.

domingo, 1 de agosto de 2010

Vacaciones: Here we go!

En breves horas empezaré la segunda tanda de vacaciones veraniegas, la más larga por poco, de todas las tandas. Para ir abriendo apetito, nada más terminar hoy, me iré de fiesta. El resto de días también habrá fiestas varias pero también tengo en mente emplear mi tiempo libre en hacer todo aquello que no puedo hacer habitualmente: Algún viajecito corto, deporte todo el que pueda y más. Cumplir algunas tareas pendientes de mi lista, como gastar mi vale para una sesión de danza que me tocó hace cosa de mes y medio, o participar en algun mini Roland Garrós con amigos. Dedicarme en cuerpo y alma a solucionar un pequeño detalle técnico acerca de javascript en Blogger y todo aquello que me venga en gana hacer como por ejemplo, dibujar. Me lo pide el cuerpo, como también aprender alguna canción a dúo con guitarras. Lo importante es no parar.

En fin, hay ganas de hacer muchas cosas y poco tiempo para hacerlas. Las mejores vacaciones son aquellas en las que no paras, porque también ése es un modo de desconectar, siempre que el cuerpo aguante. Así que hasta entonces, a no ser que resulte imperativo escribiros, ...


Pasadlo en grande!! ;)

sábado, 24 de julio de 2010

La revisión dental

De pequeño me aterraba ir al dentista. La primera vez que fui fue porque no me caían los dientes de leche. Estaban todos los niños de mi clase sin incisivos y yo seguía con toda la piñata láctea intacta. Así que me arrancaron los incisivos. Lo pasé muy mal. Me clavaron una aguja en las encias que me dolió la vida y parte de otra, me quitaron mis dientes, pusieron un algodón en su lugar y encima en casa, para cenar algo no muy duro, me dieron pescado! ¡Que martírio infantil! Desde entonces, no volví al dentista hasta los veinte años, que en un ramalazo de responsabilidad paternal, me pidieron en casa que fuera. Tenía todas las muelas del juicio crecidas del todo y sanas. Pero tres de ellas horizontales del todo, apretando al resto. Así que me los arrancaron todos. Estuve en quirófano dos veces. Dos muelas por sesión. El cirujano se las cobró a base de bien. Ese dia confirmé que no es un rumor lo de que los cirujanos dentales viven bien.

Ahora voy un par de veces al año. No es tan doloroso como parece, pero la variedad de sensaciones de esta experiencia es enorme. Nada mas llegar a la consulta, la chica de recepción me abre, con una sonrisa de oreja a oreja y una amabilidad infinita. La recepción es muy confortable. Un estilo actual, sencillo, basado en madera lacada, conjuntado con elementos blancos y negros, indican que éste es un lugar professional, serio y elegante. Una suave banda sonora relaja las salas de espera, que tienen moqueta, butacas y una buena variedad de material de lectura, incluyendo el periódico del día. Un cristal translúcido hace de pared exterior de la mayoría de salas del complejo, con lo cual la iluminación natural del complejo es un punto a favor.

Cuando llega mi turno, muy amablemente me dirigen hacia la sala de consulta. Lo primero que veo es que combinan colores frios. El sillón de tortura tratamiento és azul celeste y blanco. Tiene un monitor de TFT, y un brazo mecánico desde el cual se puede controlar tanto el sillon como la luz o los aparatos.




Y empieza el tratamiento. Primero repasan las encias con un aparato que vibra a alta frecuencia y quita el sarro. Debido a las vibraciones con los dientes, emite un ruido muy agudo que duele en los tímpanos como si los tuviera que rebentar. Al repasar las encías se nota que las estan tocando, pero no es nada que no se pueda aguantar. También a los pocos segundos me colocan un manguito aspirador para succionar el exceso de saliva, sangre y agua que pueda haber. Así unos minutos, hasta que teriman con los dientes del maxilar superior. Cuando empiezan con el inferior me doy cuenta de que me duele la boca una barbaridad, y me apetece cerrarla, pero no puedo porque sinó no dejo trabajar a la higienista dental, y sería peor porque con punzones dentro de la boca como pruebe suerte, porque no ve la chica donde rasca, mal vamos. Con ese pensamiento y algo de paciencia termina con la primera fase. A por la segunda.

Coge un bastoncillo de algodón, lo unta en una especie de crema anestésica y lo pasa por las encías superiores. Es bastante agonizante cuando pasa por el lado interno de la zona incisiva con el algodón, porque me hace unas cosquillas terribles, verdaderamente molestas. Seguidamente coge un punzón metálico todo retorcido, que si no supiera que es para llegar a los rincones difíciles y estuviera oxidado me acojonaría vivo, y empieza a desgraciar las encías. Raspa con fuerza y no se deja nada por repasar. En algun momento duele bastante, pero es un tipo de dolor conocido, así que no me asusto. Hay que reconocer que, siempre en algun momento de la sesión, me miro las manos y las tengo apretadísimas como para soportar el dolor. Luego lo pienso mejor e intento relajarme porque doler me dolerá igual, así que no vale la pena sudar poniendo el cuerpo en tensión para nada. De vez en cuendo la higienista me pregunta como voy, y yo levanto el pulgar porque no puedo decir nada. Alguna vez sin querer me ha preguntado algo que requiere hablar y claro, la cara de impotencia es explícita. Con un punzon y un aspirador en la boca, los labios medio dormidos y la boca enrampada de tenerla abierta tanto rato, ¿cómo voy a contestar? "Aaahaaaahhjj...aajjhh..". Es ciertamente cómico.

Finalmente terminamos con los punzones torzidos (puede que un poco más torcidos que al empezar, sospecho). Me limpio la boca y para terminar me aplican un blanqueante o algo similar. Finalmente con el mismo encanto y cordialidad me ayudan a levantarme, me comentan que ya estoy nuevo y listo para conquistar (chicas atendend, ahora ya sí). Vuelvo a la recepción y pago religiosamente el servicio. Concretamos una nueva revisión y entre sonrisas nos despedimos.

Salgo con la sensación de que me han dado una paliza en la boca pero hasta dentro de un tiempo no hay que volver.

Bueno, no ha sido para tanto, verdad?

miércoles, 21 de julio de 2010

Estanqueando

Ayer me salí de la rutina habitual mañanera para dedicar el día a hacer algo diferente. Me puse en contacto con una especialista en el tema y quedamos en visitar "L'Estany de Banyoles" y un poco la ciudad. (Porque pareciendo un pueblo, Banyoles ya es una ciudad. Y capital de comarca!).

Ya había estado en Banyoles muchas otras veces, pero nunca le había dedicado el tiempo que se merece. Llegaba a la cena o concierto de turno (de noche, además) y me iba.

Llegamos sobre las 11 al pavellón de la Draga y empezamos a andar. En más o menos una hora habríamos dado toda la vuelta al estanque. La gente de Banyoles se siente muy orgullosa de su estanque (nuca les habléis del lago!! es un estanque) . Le da una vida increíble al pueblo. Los campeonatos mundiales de remo se han celebrado allí, al igual que las competiciones de remo de las Olimpiadas del 92. Técnicamente hablando el estanque es pequeño, pero a los ojos resulta suficientemente grande como para entender que tanto se puede ver actividad y montones de personas, como silencio natura y tranquilidad, unos metros más allá. El estanque tiene por vecinos diferentes estanques pequeños de agua de colores. Estan los de agua blanca (que deben su color a la presencia de óxido ferroso o férrico, no sé cual de los dos. El otro es el que da el color de oxidado que todos conocemos, marrón), y también estan los de agua sulfurosa, que tienen un color rojizo y que durante el paso de las estaciones, cambian sus tonalidades.

Me sorprendió mucho la medida en la que me recordaban el paisaje y el clima, a otro pueblo perdido en el prepirineo leridano. Resulta que geográficamente hablando, Banyoles se encuentra en la parte de Catalunya donde se juntan los climas prepirenaico y prelitoral. Por eso tiene cosas de ambos y tambien del propio clima que genera el estanque. Lo tengo a 30 minutos de casa y nunca habría dicho que la fauna pudiera ser tan diferente. Se respiraba una paz mientras andábamos, difícil de explicar. Hay una zona para bañistas que si se ve de lejos puede parecer muy limitada, pero la verdad es que es bastante extensa. Es una zona protegida en gran parte por la sombra de los árboles. Sólo fastidió un poco la presencia de tantos crios de los diferentes campamentos de veranos dando vueltas y pegando gritos por allí, pero era inevitable, así que paciencia.

Finalmente un almuerzo en un restaurante de comida casera y una siesta de 10 escasos minutos acabó de encumbrar una experiencia que quiero repetir. De atardecer y de noche. Y en otoño invierno y primavera. Este sitio es muy bello.

PD: Lástima que luego tuve que ir a trabajar y encima acabar tarde y de mal humor.

PD2: gracias a santa wikipedia estoy casi seguro que se trata de óxido ferroso (FeO).

lunes, 12 de julio de 2010

Sentimiento del pueblo + hartón político = manifestación

A veces con todo el ajetreo político que ha habido con el tema de el Estatut me pregunto a mi mismo cómo me siento. ¿Estoy en algun bando? ¿Soy español?¿Soy catalán? ¿Ambas cosas o ninguna de las dos?

Considero que tengo dos culturas. He crecido, estudiado y aprendido casi todo (salvo los idiomas), en catalán. He vivido en Catalunya de siempre. Es normal que me sienta catalán y sea ésa, la tierra de la que me siento miembro y ciudadano. También he crecido bajo la influencia cultural, tradicional y lingüística de España. Aunque en Telemadrid digan que se persigue el castellano, en qualquier rincón de Catalunya en cuentras que se hablan ambas lenguas y nadie pone trabas de natural. Es más, estoy acostumbrado a ver conversaciones en las dos lenguas a la vez, uno hablando catalán y el otro castellano. Y se entienden, y se respetan. Y no pasa nada. La mayoría de personas de Catalunya tienen familiares en el resto de España. Eso crea sentimiento de pertenencia a España.

Políticamente hablando, ese tema se ha llenado de demagogias, intereses partidistas y personalidades que solo buscan crear cizaña, más que entendimiento. El presidente de España que va de un lado a otro y su actitud me recuerda la de un camarero torpe intentando correr para que no se le caiga el torreón de platos que lleva encima, haciendo equilibrios y malabares para tener a todos contentos. La oposición que sólo busca follón. Los partidos catalanes que no se aclaran con lo que quieren o lo que tienen. Esa gente son, para mi, los que dan los problemas. No el sentimiento de cada uno acerca del sitio en el que vive. Cuando veo el jaleo político que se monta cada semana con cualquier tema en general, mi cabeza solo reacciona de una forma. "Tienes que largarte de aquí". Eso es lo que han conseguido y estan consiguiendo. Que me agote, que me harte de tanta izquierda tanta derecha, tanto pelearse en el congreso y buscarse unos a otros contínuamente, dejando de lado TODA LA GENTE a la que "representan". Porque democráticament hablando éso es lo que son. Representantes de un conjunto de ciudadanos y ciudadanas que comparten ideas similares. No deberían ser nadie con poder, sinó mensajeros que transmitem la voluntad de muchos. Y se acercan las elecciones y volverá a sonar ese discurso en todos lados, pero por ahora ninguno o casi ninguno de los que "mandan y cobran por mandar", respetará ese concepto. Y en Agosto todo parado, eso sí. (Creo que el TC dictó sentencia porque se vieron todavía reunidos en Julio y Agosto y quedarse sin vacaciones, eso sí que no!) 
Pues sí. Van a lograr, tarde o temprano, que los mande al carajo y me largue. Sé que cada lugar de el mundo tiene sus problemas, pero ya estoy saturado de los que vivo aquí.

Tengo que admitir que el sábado fue muy bonito ver tanta gente reunida en Barcelona para mostar su sentimiento. Fue un hecho histórico. El pueblo quería hablar, sentía la necesidad de ello. El baile de números, como es habitual, ha sido puramente partidista y difícilmente reflejan la realidad. Yo me guio por los ojos, como Santo Tomás. Y en la foto veo a "mucha mucha" gente. 1 millon, dos millones, veinticuatro, me da lo mismo. Fue bonito y fue un buen mensaje de la gente somos los que al fin y al cabo queremos decidir qué hacer con nuestro país. En Alemania salió en las notícias, la manifestación.

Ahora sólo deseo que un partido de fútbol, por bonito que fuera, no sirva de silenciador a un hecho tan importante como el que se vivió el pasado Sábado.

sábado, 3 de julio de 2010

La actitud de vivir

Es sorprendente la capacidad de reacción del cuerpo humano en función de la actitud que adoptemos.
Hoy he ido a ver a una persona al hospital y tenía en mente la idea de ver a esa persona del tipo (aguante-depresivo), del tipo ... "sii... bieen... aguantando.. u_u... a ver si hay suerte... nose yo... " y con caras largas todo el rato. Ha sido reconfortante encontrame con algo totalmente distinto. Esa persona estaba hablando vivamente, sin tiempo que perder, con ganas de salir del hospital para seguir haciendo de las suyas. Se encuentra muy bien después de la operación y con el carácter que tiene, el cuerpo esta reaccionando muy bien. He estado pensando acerca de la influenca de nuestra actitud acerca de nuestro propio cuerpo y bienestar general.

La gente que tiene una actitud activa y positiva de caras a la vida, vive más. Estoy seguro de que hay un montón de estudios que avalan esa frase. Si se es positivo, el cuerpo vive preparado para afrontar las cosas de manera mucho mejor que si se vive "aguantando" o con pesimismo, por decirlo de algun modo.

En la gente mayor se nota mucho. En muchos casos, cuando uno se hace mayor, la família piensa que uno ya no puede aguantar segun que ritmo y que necesita ayuda para cada vez más cosas, y adoptan la actitud de estar más encima de esa persona, de evitar que haga esfuerzos, de acompañarla a todos lados, de hacer todo por esa persona. Ciertamente es una actitud protectora, pero muchas de esas personas mayores sienten que les quitan todo, se sienten inútiles, no porque lo sean, sino porque no les dejan hacer nada, y entonces mucha gente en esas circunstancias se desanima y deprime, y el cuerpo sigue esa actitud. He visto personas de 90 años que no se dejan ayudar, porque se bastan y se sobran y así ha sido toda la vida. Y estan sanísimos y a mi me podrían en una carrera de 30 minutos.

Evidentemente, con buena actitud, uno no supera según que enfermedades o achaques físicos, pero entodo caso ayuda, eso está claro.

Éso también vale para la gente de cualquier edad. Así que os quiero a todos contentos y entusiasmados en hacer un mogollón de cosas! Que es verano y hay que gozarlo!!

Cuidaros!!

lunes, 28 de junio de 2010

Buscando en el baúl de los recuerdos

Hace cosa de un año, en una de esas redadas caseras anti-cosas-antiguas encontramos en mi casa una bolsa enorme, llena de peluches. Los peluches de nuestra infancia. El alud de recuerdos fue imparable.
Cada peluche tenía su historia, su aparición en nuestras vidas, sus anécdotas. Algunos de éstos eran más grandes que yo cuando me los regalaron. Algunos de éstos eran de la infancia de nuestros padres. Sentí una profunda nostalgia por todos esos sacos de ropa y relleno con forma de animales como cocodrilos, osos leones tigres y otros tantos. Durante años ellos fueron mis guardianes de la noche, los protectores a quien abrazarme al irme a dormir. Tenían personalidad propia. 

Después de un rato de recordar en familia aquellas épocas ya pasadas, hubo que decidir que hacer con ellos. Decidí conservar un par de peluches. Aunque me habría quedado con casi todos, sólo pude quedarme con dos de ellos.

Hoy he tenido que hacer una elección similar. Mi hermano ha puesto patas arriba su habitación con la intención de poner orden y tirar todo aquello que ya no vaya a usar más. Cómo no, han aparecido joyas varias de cuando nuestras edades eran tiernas. No he podido estarme de echar un par de fotos de un pequeño pack de recuerdos. 

Las canicas, esas pequeñas bolitas de cristal o porcelana, con colores y formas intensas y variadas que nos llenaban los bolsillos cuando estábamos en el recreo. No teníamos dinero, pero teníamos canicas, que tenían para nosotros, tanto o más valor que el propio dinero. Eran como joyas. Estaban las que eran preciosas, con colores brillantes y semi metalizados. Estaban las que servían para conseguir otras canicas, las de hierro o chinas, o las más grandes, los llamados "bombos". Estaban las blancas que eran un termino medio. En la foto se puede ver un par de canicas metalizadas, una de turquesa y un bombo. 

A los pocos años se pusieron de moda "otra vez", las peonzas. Usábamos las "nuevas" monedas de 25 pesetas que tenían agujero en medio para usarlas de tope de cuerda. Recuerdo que sabíamos hacer acrobacias varias con ellas, desde levantarlas con la mano, hasta lanzarlas por el aire y recogerlas sin que dejaran de girar. (También recuerdo como a un chaval le cayo una en la nariz con la punta de hierro y le hizo sangre). 

Pasaron los años y a mi hermano le regalaron la primera cámara digital. Si recordáis los primeros móviles, pues los tiros van por ahí. Era enorme, con una calidad irrisoria a día de hoy,  y una autonomía escasa. Si no recuerdo mal, tenía cualidad de VGA, es decir, no mucho más de fotos de 200x300 píxeles, si es que llegaba. Funcionaba con 4 pilas AAA, y durante el tiempo de tirar 10 fotos. Como se aprecia en la foto, la conexión con el ordenador tenía que ser a través de puerto serie (puerto del que no oigo hablar des de hace años) y el programa en disquete de 3 y medio. No recuerdo haberla usado mucho. En poco tiempo las cámaras digitales empezaron a evolucionar rápidamente. 

También, volviendo al tema escuela, se pusieron de moda los tazos. Una versión plastificada de las chapas a las que jugaban nuestros padres. Había auténticos fanáticos de los tazos. También, años atrás, hicimos la mayoría de nosotros las famosas colecciones de cromos de Panini. Las había de todos tipos, de la Liga de fútbol, de Bola de Drac, de las Tortugas ninja. Íbamos cargados con 200 cromos al recreo para intercambiarlos repasando velozmente con colegas con vocabulario específico para ésa tarea: "Tengui" "No tengui" "Repe". ¡Allí hay mucho dinero invertido!


La mayoría de cosas ya no las recuerdo y no las conservo, pero de vez en cuando es bonito darse un garbeo por los años ya vividos puesto que, parece que no pero, hemos vivido muchísimas cosas y lo que nos queda por vivir!

sábado, 19 de junio de 2010

Para siempre

Divagando por los entresijos de mi corazón me doy cuenta de que nuevamente vuelvo a sentirme como el año pasado, y el anterior. Siempre me siento un poco así, pero hoy con más fuerza e intensidad. Hoy tengo una cita. He quedado. Ella va a venir. Siempre lo hace. Cuando yo llegue ella ya estará esperándome.
Pasearemos, recordaremos buenos y malos tiempos, le contaré las novedades de mi vida. Y seguramente me dirá que soy muy bobo, pero que aun así se siente orgullosa de mi. Un día me prometió que siempre me protegería, y siempre lo ha hecho. Le contaré lo peor que me ha pasado en un año, y ella sin dejar de sonreir logrará que entienda que todo eso tiene arreglo. Que no hay porque dramatizar. Siempre le digo que tenemos que hablar más a menudo, que me siento así pero luego día a día se me pasa y al final hasta al cabo de un año no nos vemos. Siempre me responde que la llame cuando quiera, que estará lista para hablar el rato que haga falta.



Me voy. He quedado con mamá.

jueves, 17 de junio de 2010

Jazz Gitano

Después de estar casi dos meses sin hablar de nada, esta mañana he encontrado por fin algo que quiero compartir con el mundo.

Resulta que ayer me enteré de casualidad que había un concierto de homenaje a Django Reinhardt en Girona. Y fui con una amiga. Me encantó. Era en una sala de cine alternativo, cine de autor, el lugar del concierto. Cuando llegamos el concierto ya había empezado y la sala no tendria más de treinta personas en ella. En el escenario, un cuarteto de músicos formado por dos guitarristas, un contrabajo y un violín, interpretaban temas de "gypsy swing" con una profesionalidad y arte dignos de tal mención.
Había escuchado alguna pieza en la red, pero nunca antes en directo. Me quedé boquiabierto de la precisión y complegidad de los temas que interpretaban y, a la vez, de lo alegre suave y simple que sonaba la música en mis oídos. Era máginifico.

Me he informado un poco sobre el señor padre y creador de ese tipo de música. Se llamaba Django Reinhartd y nació en 1910 en un campamento gitano de las afueras de París. De pequeño ya demostró interés y talento para la música. A la edad de 18 años sufrió quemaduras importantes en un incendio que lo dejaron sin poder mover los dedos meñique y corazón. Aún así logró apañarselas, una vez recuperado, para seguir tocando su propio estilo de música, que era una mezcla entre la música gitana y el swing, música de moda en Europa por aquel entonces. De ahí viene el nombre del estilo de música que creó, gypsy swing, y más tarde también se metió en el mundo del jazz y algo de bop. Murió en 1953 a causa de una hemorragia cerebral. Su estilo alegre y elegante ha creado escuela en todo el mundo.

Os dejo un par de videos. El primero es de uno de sus temas más conocidos, "Minor Swing" y el segundo es una adaptación de la canción del conocido videojuego "Mario Bros".




jueves, 29 de abril de 2010

Vaga General

Ayer a eso de las 20 horas y 45 minutos se declaró la vaga general de Catalunya, y por lo que me huelo, de una parte importante del Estado Español.
No lo sé oficialmente, pero me hago una idea de como era: Transportes mínimos, las calles de las ciudads vacías, silencio. Miradas fijas, todo el país con un mismo sentimiento. Hubo algunos supuestos boicots con motivo de la vaga. Alguna manifestación que otra, vamos, lo habitual.

La cuestión es que había Luna Llena y estaba la noche para ir a darse una vueltecilla por el bosque!


El único inconveniente es que no era por una preciosa luna llena que el país entero estaba así, sino por la semifinal de la Champions en el Camp Nou.

Bueno, más luna para mi solito. n_n

"Doctor Doctor! no me gusta el fútbol y vivo en España, rodeado de culés, es grave?" 




PS:Tenemos un total de 6 pecados capitales.  ... porque la vagancia en España nunca ha sido pecado.
 


 

jueves, 22 de abril de 2010

Ori-gaming

Hace un par de días que con los compañeros de trabajo hemos estado buscando objetos de origami por aprender.

Origami viene a ser la traducción japonesa de lo que conocemos por papiroflexia. La mayoria sabemos hacer algun avión sencillo, un barco, puede que una pajarita o incluso algun ave que mueve las alas.. pero lo que se puede hacer con uno o varios trozos de papel escapa a nuestra imaginación.

Esto es un reto.. lograré hacer algo decente? llevo ya 3 intentos a la basura. Es más dificil de lo que parece. Y pensad lo siguiente.. si es difícil montarlos, lo que tiene que ser DISEÑARLOS!!! cuánto tiempo libre madre mía!!

Os dejo un video para que os vayais haciendo a la idea.



Y otro video del maestro carrey en unas tomas falsas de "Mentiroso Compulsivo":



Mola eh?

domingo, 28 de marzo de 2010

A mover la cintura todo el mundo!!

La primicia primiciosa de esta semana no es otra que la siguiente:


Un nuevo blog ha nacido!! Creado por "míri.am" el pasado jueves, "Mueve la cintura con mucha soltura" es un blog que nos ayudará a reflexionar sobre el mundo visto desde los ojos de esa mujer. También parece ser que irá contando las reflexiones en base a lo que a ella le vaya sucediendo en su día a día que, ya os adelanto, no es poco. ;)

Así que no me queda otra que invitaros a echar un vistazo a su blog y descubrir un nuevo mundo lleno de experiencias sorprendentes!

El blog está en catalán, pero gracias a herramientas de traducción web como google translate u otras similares, eso no va a suponer un impedimento para nadie ;)

BIENVENIDA! BENVINGUDA!

domingo, 21 de marzo de 2010

Ajetreo

Hace ya días que quería poner algo por aquí, pero no sabía exactamente el qué y el cómo. Las dos últimas semanas han sido, por decirlo de algun modo, ajetreadas, llenas de factores que han irrumpido en la rutina de mi vida y de muchos otros. Evidentemente hay factores tanto positivos como negativos en ese periodo. En fin, que os voy a contar cuatro cosillas.

En primer lugar, como no, es de forzosa obligación hablar de la "Gran Nevada de 2010" que tuvo lugar en tierras catalanas el pasado 8 de Marzo. Por una noche nevó en toda Catalunya y en cota zero. En Barcelona hubo algunos atascos debido a la nieve de la carretera, y los Mossos allí curraron duro, pero en Girona no sólo nevó. Hubo una tormenta de nieve como no se había visto en más de veinte años. Nunca antes vi nevar con truenos y rayos. Sorprendente. Quedó la zona de la plana de Girona cubierta por más nieve de 60cm de espesor. Como la mayoría habreis escuchado en los medios de comunicación, cayeron una linea de alta tension, varias de media y un sinfin de líneas de baja tensión y postes eléctricos. Centenares de personas se quedaron sitiados en medio de la carretera, teniendo que dejar el coche por el camino y volver andando al pueblo. En el caso de mi pueblo, mucha gente tuvo que volver andando como entre 3, 5 ó 10 km. enmedio de la tormenta de nieve y de noche. Los Mossos fuera de Barcelona no se aclaran, y con nieve menos! (Vergonya us "huria" de fer!!)
Nos quedamos sin luz, evidentemente, y durante días muchos pueblos y ciudades han estado sin luz. Eso en muchísimos casos ha implicado, no poder cocinar, al tener vitrocerámica, no tener agua caliente ni calefacción. Una rapidísima vuelta a la BEM (Baja Edad Media). Me di cuenta de lo mucho que llegamos a depender de la electricidad. Sin ella no somos nadie. Y la gestión del restablecimiento del fluido eléctrico ha sido pésima.


El día siguiente fue precioso. No había ni una sola nube en el cielo y todo cuanto podía alcanzar a ver estaba cubierto de nieve. Las noches tenían dos caras: al no haber luz, el cielo tenía estrellas como pocas veces las he visto en mi pueblo, pero al bajar la vista al suelo estaba en medio de la oscuridad más absoluta, con lo que el miedo a la oscuridad se apoderaba de mi en breve.
Así viví de Lunes a Jueves. No fueron demasiados pero más de los deseados. En muchos sitios, pasada una semana entera todavía no tenían luz. Desastroso. El concepto ciudadano de segunda queda bien definido en esa semana trágica.

En fin, luego en el trabajo con el apagón, se puso en marcha el SAI y el grupo electrógeno de la empresa, pero éste último se cargó el SAI y se apagaron varios servidores, se desconfiguraron algunos y alguno murió, con lo cual la semana también fue intensa, laboralmente, con llamadas y problemas a porrillo para restablecer el flujo de datos habitual.

A todo eso, un amigo me ha convencido para pasarme al lado oscuro y me ha dado su PS3, que está estropeada pero la he enviado al SAT a cambiar (aunque me temo que pese a haberme dicho que en 15 días tengo la nueva, van a tardar más de un mes. Que poco me fío). Me parece que me esta afectando más de lo que debería. Mi intención no es empezar a perder horas y horas delante de un televisor. Más bien es la de poder jugar en família o distraerme unos minutos o ver alguna película en Blu-Ray®.

También ha aparecido mi hermano, bajado de las frías y nevadas Europas centrales, para volver a memorizar nuestras caras (Ay si llega a venir la semana anterior! huir de la nieve para caer en la nieve y la oscuridad). Muy amablemente me ha regalado una botella de Becherovka, que no lo que es, y que seguramente fundiré en breve con ayuda de algun amigo o amiga ( interesadas mandarme un mail! ) jejeje . Ha estado bien volver a ver a mi pequeñín nuevamente y en buena compañia. Sonrio por él.

Finalmente, hace un rato, he salido a ver unos amigos al terminar de trabajar. Sin sorprenderme mucho he visto como era el único de mi pandilla que contesta los mails para quedar. También me he fijado que poco a poco somos menos los que seguimos solteros, al pie del cañón.
Vaya, en resumen, estas dos semanas han resultado, hasta la fecha, un poco imprevisibles y ajetreadas.

Para agobiarlo un poco más, hoy me ha tocado ser la barrera de paso a los servicios del pub en le que estábamos. Hasta los... "narices" de que todo el mundo me empujara para pasar.
Las tías pasan en dos fases siempre: primero te empuja la tía, y cuando crees que ha pasado, luego aparece su bolso que todavía te empuja más. Suerte que no sigo allí porque me estaba poniendo violento.

En fin. Hay semanas para todo. A ver que me depara la vida para la que viene!

jueves, 4 de marzo de 2010

Días MasterCard


Así como el eslógan de una conocida marca de bollería industrial, que no voy a mencionar porque a mi "Donuts®" no me paga nada por hablar de ellos, así es como fue mi día de ayer.

Bloque 1:

  • Tarifa telefónica internacional: 1€ ó 2€ ó 5€ ó 10€ el minuto.
  • Pizza y kebab a domicilio: 16€
  • Botella de cava:10€
Que te llame tu hermano desde Brno para felicitarte el cumpleaños, mientras lo celebras con los padres por todo lo alto( "esta noche no se cocina!"): No Tiene Precio!
Gracias pequeñín! :*

Bloque 2:

  • mensaje SMS: 0'15€
  • ADSL 6MB: 30€~
Que dos personas muy especiales para ti esperen hasta las 00:00 para felicitarte y luego se les pase por alto o no tengan saldo para hacerlo (aunque al día siguiente te feliciten con creces): No tiene precio ! xD

Gerard, Julie, un besazo majos, sois los mejores, y lo sabeis!

Bloque 3:

  • velita cumpleaños: 0'05 € ?
  • pastelito de chocolate: 3,5€
  • sábana blanca: 1€
  • espray de pintura negro: 1€? (hay que ver lo poco que voy a comprar, que manera de inventar precios, oye)
  • maquillaje MaxFactor y aplicación de Llongueras' Beauty Design Studio Center: +30€
que la tía buena de tu vecina, con 18 añitos recientes y que además es una gran amiga y confidente, te espere delante de la puerta del edificio con una sábana con una felicitación y sostenga en la mano un pastelito de chocolate con una velita encendida, mientras canta el "cumpleaños feliz" y luego te invite a pasear un rato bajo la lluvia: Eso... ESO SI QUE NO TIENE PRECIO!

En qué mundo alguien no se comería a besos a la persona que le hace una felicitación de ese calibre?(debo de ser lento de reflejos.. porque lo mío tiene delito)
(mimi mi mi .. digo.. Mimi! Mil gracias! (te debo los besos todavía XD)

Bloque 4:
  • precio SMS/precio llamada/precio post en Fbook(pese a no estar mi cumpleaños anunciado en él): 2 minutos de vuestro valiosísimo tiempo.

Que los hayais gastado en felicitarme: No tiene precio!





GRACIAS A TODOS Y TODAS!!

miércoles, 17 de febrero de 2010

Intermono

Me parece que nunca antes había vivido algo similar con tanta ansiedad.

El pasado viernes por la noche no conseguí entrar en Internet. Revisé el router, y no se asignaba IP externa. Resulta que en casa nos hemos pasado a Telefónica (sii, lo sé, no me lapideis todavia). Mi padre estaba algo mosca con el servicio de Tele2 así que cogió una ofertilla de un año de 10 MB de Telefónica a buen precio (pasado ese periodo la factura explota por encima de los 40€ o más, ese día buscaremos otra cosa).

Así pues el viernes nos "echaron" de los servidores de Tele2. Yo, que "por probar que no quede", intenté conectar con Telefónica pero no dió resultado, evidentemente. Así que en casa nos hemos tirado de viernes noche a martes noche sin internet. Jesús, María y José que cruz!!

El viernes no parecia que fuera nada grave. Total, he pasado findes enteros sin tocar el ordenador y nunca ha sido un problema, pero porque SABÍA QUE ALLÍ LO TENDRÍA ESPERÁNDOME!!

Lo que es estarse un sábado por la tarde en casa sin internet, ay! Nunca antes había pasado tantas horas en el piano (y lo bien que me fue), pero no pude menos que maldecir a Telefonica como cinco o seis veces a lo largo de esa misma tarde. No sabía qué otra cosa hacer! Pensé en ver una peli. Pero las que ya tengo no me apetecían y en la tele no había nada de valor. Pensé tambíen en ser práctico y eficiente, y ponerme a trabajar en el proyecto de web que tengo entre manos, pero al querer sacar una imagen de street view, a los 3 segundos de tener esa idea, me di cuenta de que seguía bloqueado, así que de vuelta al piano otra vez. Y el lunes me descubrí a mi mismo chateando por el móvil, que es más incómodo que tener a Ramoncín en la ducha vigilando a ver que cantas.


Mis padres también lo han pasado mal. Mi padre ordenando todo el despacho porque no tenía más excusas, mi madre estudiando, que remedio. Luego llamándome al trabajo que "cuando llega el internet?" que "a dónde hay que llamar para tener internet?" Esa angustia generalizada me resultó bastante cómica, con un punto de reflexión interesante: ¿Tanto estamos (en mi casa por lo menos) dependiendo de internet para nuestros quehaceres habituales y rutinarios? ¿Es éso bueno o deberíamos mirar de cambiar ciertos hábitos?

En fin, al final internet llegó ayer por la tarde y yo recibí un correo en clase de parte de mi madre que proclamaba "YA FUNCIONA!!!", y dadas las horas a las que llegó el mensaje, no pude menos que reirme imaginando a mis padres actualizando la página de Google cada 30 segundos con la mirada fija y desesperada en la pantalla del PC durante horas.

Creo que debo reflexionar sobre el uso que internet hace de mi durante a saber cuantas horas diarias, y hacer algo al respeto. Pero... más adelante, ahora me voy a ver Barrapunto, a ver que nuevas me traen. n_n

PS.: (Después de ese sábado, el piano suena mejor realmente. :D)




lunes, 15 de febrero de 2010

Fechas señaladas

A las personas nos gusta tener días especiales. Bien queremos que cada día sea de provecho y agrado nuestro, pero también queremos y nos gustaría que 'ciertos' acontecimentos de nuestra vida tuvieran un valor épico, ya fuera en nuestros recuerdos así como en los recuerdos de cuanta gente podamos implicar.

En general esos acontecimientos suelen tratar temas tan poco habituales como bautizos, comuniones, bodas, cumpleaños, despidos, jubilaciones, ascensos laborales, celebración de competiciones, logros personales, "juebebes" universitarios, fin de exámenes, y otros tantos que podría citar.

Evidentemente cada uno nos marcamos con un circulito en rotulador rojo cada una de las fechas que queremos recordar para siempre con una sonrisa, y para cada cual son fechas diferents.

Hay gente a la que le gusta celebrar cada uno de sus cumpleaños sin excepción. Da igual que sean 42 o 27, o 33 y medio. El mensaje "Qué faena para el mundo si yo no llego a nacer!!" queda impreso en la autoestima de esas personas. Otras personas deciden no celebrarlo nunca, en un alarde de rebeldía inconformista con las presiones de la sociedad. Otras simplemente, celebran ciertos cumpleaños, los diez, dieciocho, veinte, veinticinco, treinta, cuarenta, cincuenta, ...

Yo por mi parte he celebrado algunos de éstos, pero pensando pensando, me doy cuenta que no logro acordarme de qué narices hice en mi decimooctavo cumpleaños. Me resulta estraño porque para mi era una fecha señalada y bien creo que "algo" hice para celebrarlo. Por fin era (a nivel legal) un adulto. Podría conducir (previo pago y examen XD), iría a la universidad, ya no tendría que dar explicaciones de dónde iba o el porqué de algo. Seguro que hice algo grande ese día, pero, como tampoco bebía, no puedo decir que no lo recuerdo por el exceso de alcohol. ( Mira que si algo tengo organizado yo en mi vida, son mis recuerdos eh? .. que rabia) XD

Fuera como fuere, los 18 son una edat que a la mayoría nos gusta celebrar. Por eso, cuando alguien que conozco se acerca peligrosamente a esa edad, me gusta ser partícipe de la importancia que tiene para esa persona el hecho de cumplir dieciocho años.

El miércoles pasado fui a celebrar los 18 con una buena amiga. Como ya tenía la gran fiesta planeada para el jueves noche, la invité a cenar el día antes. No fue la gran fiesta, ni el gran banquete, no hubo orquestras ni galas. No bailó nadie, y menos aun cantar un cumpleaños feliz.
Pero fue bonito. Estuvimos hablando de todo tipo de cosas, riendo y sonriendo sin cesar. Una cena distendida, tranquila, confortable. Sinceramente, me sentí muy cómodo durante toda la velada y espero que así fuera para mi acompañante también.
Después de cenar, volvimos a casa y nos quedamos en el coche escuchando un CD que a ella le gusta mucho, hasta que se acabó la bateria del coche (es decir, 10 minutos u_u) y no tuve narices de encender el motor de nuevo (con lo que al día siguiente, ir al trabajo sería una aventura mañanera).



No fue ciertamente la madre de todas las noches, pero si fue por lo menos una noche para recordar y que a uno le sonría el corazón. Menos es nada, "que como frase, pues queda muy bien." ;)

Felicidades Mimi!

P.S.: Por más que lo intento tampoco logro recordar que es lo que me dijo esa moza que quería hacer con su vida el año siguiente. Ya me lo recriminó en la cena, y no logro acordarme!!! (me estoy haciendo viejo?)

P.S2(updated!).: Siento el retraso! en casa me he quedado sin internéee!!

jueves, 4 de febrero de 2010

Nada como una cama



Casi todas las noches, por suerte, uno puede dormir en su cama. Una cama de talla "pocket" como yo, de 80 x 180 cm, sin demasiadas historias.
Un somier normal y corriente, con eje central de metal con varias láminas de madera transversales. Sin revolución del descanso, sin complicaciones.
El colchón, de muelles (antes era de espuma simple de cuatro dedos de grosor pero, tras trece o catorce años de fiel servicio, decidimos cambiarlo), tiene un lado de invierno y uno de verano, aunque sólo se sabe qué lado es el malo cuando uno se levanta empapado en verano por el calor.
La almohada es de espuma con efecto "memoria", aunque su verdadera cualidad es el grandioso Alzheimer que padece. Siempre se le olvida que alguien ha tenido la cabeza allí durante más de seis horas. Siempre vuelve a estar como el primer día, lo cual se agradece puesto que es como estrenar almohada cada noche.
Las sábanas son de ropa. Y punto. Ni sedas ni nada. Sólo en invierno, van rellenitas (las que se dejan) de un nórdico no muy gordo.

Presentada la cama al público lector, faltaría presentar el público a la cama, però voy a omitir esta parte. Si alguna buena moza quiere que le presente formalmente la cama, que me lo diga y yo se la presento encantado. ;)

Entonces, hechas las presentaciones, lo más habitual es dormir encima de esa cama. Y uno va a lo que va, a dormir, no a pegar brincos, ni a estudiar. Se llega, se acomoda, se cierran los ojos y a hacer quilómetros.


A veces hay que lidiar un poco con la cama por estar fría. La solución suele ser en dos variantes: dormir acurrucado y levantarse a la mañana siguiente con el pack "Pareciera que tengo 95 años de lo 'crujío' que estoy", o echarle imaginacion e imaginar que se esta corriendo la etapa contrarreloj del Tour de Francia (en esa segunda fase es fácil pasar del "me hielo" al "ahora tengo calor" en dos pedaladas de más).

Hasta aquí lo de todos los días. Por vivir lo mismo todos los días las noches uno no aprecia ni valora lo que le proporciona descanso. Pero muy de vez en cuando, a uno se le para el mundo al acostarse y se da cuenta de lo bien que le sienta el conjunto de elementos que conforman la cama. La almohada es firme y acoge la cabeza pero con suavidad. Las sábanas tienen una temperatura ideal, ni demasiado frías ni demasiado calientes, y el roce de la piel con ellas provoca una sensacion de suavidad tan grande que empiezan a aparecer por la mente ositos de peluche y abrazos. Y entonces es cuando uno se da cuenta de que, cada noche, la cama lo abraza incondicionalmente, velando por el descanso y comodidad del huésped, permitiendo así que éste sólo se tenga que centrar en una cosa: " hasta mañana..".

martes, 26 de enero de 2010

El síndrome de Chuck Norris

Leí el otro día en TechRepublic un interesante artículo con el que me sentí muy familiarizado.
No es exactamente el mismo caso pero tiene mucho en común.

El artículo en cuestión hablaba sobre la voluntad de cualquier empresa a realizar mejoras en su sistema de control y comunicaciones (IT) pero sin tocar ni modificar nada. Mejorar todo el sistema, todos los fallos, pero sin modificar ni realizar esfuerzo alguno. (Como por arte de mágia)

Por lo que dice el autor del escrito, ésta es una actitud bastante frecuente en el mundo empresarial.

A ésto lo llama el autor el síndrome de Chuck Norris. Los clientes esperan que el técnico del sistema informático sea una especie de Chuck Norris omnipotente que lo arregle todo en cualquier caso y solo con una patada, igual que Chuck.

Como todos sabemos Chuck logra las hazañas que dan explicación a todo:


- El procesador corre más rápido para escapar de Chuck Norris.
- Chuck Norris puede dividir entre cero.
- Chuck ha contado hasta el infinito, 2 veces.
- El sistema funciona porque Chuck Norris le dice que funcione.
- Chuck Norris puede romper la Ley de Moore.
- Qué hay debajo de la barba de Chuck Norris? Sólo otro puño.

Pero Chuck Norris sólo hay uno. El resto de informáticos necesitamos realizar modificaciones, pruebas y dedicar cierto tiempo para realizar mejoras en un sistema informático.

Por eso desde aquí lanzo un mensaje al mundo para que quede constancia de nuestra taera:

"Soy informático, no Mc Gyver y menos aun Chuck Norris."
"Soy informático, no cambio bombillas, no arreglo tostadoras."
"Tener un amigo informático no significa assitencia técnica gratuita 24/7".



Os paso las 4 verdades sobre Chuck Norris:

Hay muchas más. Sólo hay que buscarlo en internet.



"La teoría de la evolución no existe. Sólo una lista de gente a la que Chuck Norris deja vivir."

domingo, 24 de enero de 2010

Analfabetismo social

Debo reconocerlo. Soy un analfabeto social. En un mundo lleno de gente que se determina por el factor social, yo soy simplemente incapaz de comprenderlo.

Por ejemplo: A la juventud (grupo en el que me considero dentro "aunque sea de espiritu solo"), le gusta salir a beber.. no salir a ver gente o a bailar o ... se sale a beber. A coger la torta padre. Ahí existe un factor social, intuyo... algo que va mas allá del 'bebercio', pero me cuesta saber el qué.. y porqué con la excusa de beber, como cantidad en vez de calidad como unidad de medida.

Otro caso, este ya más personal y patológico mío, salir alguna noche (cualquier noche, porque siempre me pasa lo mismo), y querer conocer alguna o algunas chichas. Me suele costar trabajo reunir el valor para hacerlo, y más si decido no beber. Pero entonces me encuentro enmedio de un juego en el que sólo conozco el objectivo: "acabaremos en la cama?" Pero los mecanismos por los cuales se decide el juego me resultan invisibles. Otras chicas y chicos me hablan de guiños, de actitudes, de frases, de indirectas, de miraditas, .... me cuentan que debo resultar "interesante".

"Resultar interesante" en hombres y mujeres define cosas totalmente diferentes , y en mi caso ser interesante es algo distino a lo que el resto del mundo piensa, creo. Procuro resultar interesante, .. estar atento.. todo.. pero no sé ver NI UNA de las señales de este protocolo social de relación. Y entonces se ve que no lo soy, de interesante. Y si intento tirar de la cuerda y ser aún mejor, entonces no soy interesante.. sino que me paso de frenada y para entonces ya soy un amigo, de la categoria "esa persona tan especial que tiene un nose qué, que hace que jamás te quieras acostar con él".

¿Será que no estoy hecho para ligar o ser "social"? (si hasta tengo facebook en el mobil!!!)

En fin, si algun día veo signos sociales en alguna persona correspondientes al susodicho protocolo, os aviso.

domingo, 17 de enero de 2010

Podría haber sido un drama (de haber sido pesimista)

De vez en cuando uno se encuentra con las aventuras de alguien que sin tener intención ninguna de hacer nada, acabó haciendo de todo y más. Lo que iba a ser un "finde en plan relax" se convierte en "el mejor finde de mi vida! pasó lo impensable y más"
(De vez en cuando uno se encuentra esa persona a la que a menudo le suceden este tipo de cosas.)

En mi caso suele funcionar de un modo algo distinto. Procede de un estado "este finde va a ser el mejor en mucho tiempo!!! " y termina en un "finde encerrado en casa", o similar.

Cuesta pensar que tienes planes varios para sábado mañana, mediodia-tarde, noche, y domingo igual.. y menos alguno, la mayoría se queden en éso, planes. Es estadísticamente poco probable. Es probable que se tuerza algun plan a última hora, menos probable que sean varios y altamente improbable que fallen todos, o la mayor parte.

En fin, por algun motivo no me he sientido tan decepcionado como creía que me sentiría. Cierto es que ayudan el tocar un poco el piano como Rajmáninov (sin Rajmá ni Ninov) para aislarse, y recibir alguna agradable visita sorpresa.

Aun así me sorprende que, por una vez, tengo la cabeza más en "qué haré mañana", que no en "qué no he hecho este finde".

¿Estaré madurando?

jueves, 14 de enero de 2010

Cómo hacemos las cosas. La ley del mínimo esfuerzo.

No sé vosotros, pero yo toda mi vida he escuchado esas críticas de los abuelos y padres cuando hablan de nosotros y del esfuerzo que dedicamos a las cosas. Escuchamos cómo en sus tiempos había que apechugar con todo y esforzarse, y que los jóvenes de hoy no damos un palo al agua, en comparación.

No lo negaré. Es cierto. Aunque los tiempos han cambiado, y hay multitud de cosas por hacer, y todo un modelo industrial de negocio del ocio que nos grita constantemente "ven a mí". Sirvan como simples ejemplos, tele, consolas, chat, facebook, movil,... por citar los más extendidos.

Así es difícil estar en reclusión todo un día estudiando, o haciendo lo que se deba.

Que hacemos la mayoría? Pues depende de cada caso però, por lo general, creo que existe un modelo de conducta pautado en muchos casos:

Nos enteramos de "algo" que nos va a suponer un trabajo y esfuerzo, para una fecha determinada, aún con tiempo. (Ese algo puede ser un examen, gestiones, llamadas, pago de facturas, operación bikini, whatever,... )

Como todavía falta mucho para el dia D, pues lo lógico es pensar "bien. me doy por enterado. YA LO PREPARARÉ. Pero más adelante que ahora echan "La Señora Fletcher"*.".

Entonces aquí pueden pasar dos cosas:

1 - No lo pensamos más hasta brevísimos instantes antes del día D.
2 - Al poco tiempo del primer YA LO PREPARARÉ, pensamos "Debería prepararlo". Y acto seguido o al día siguiente preparamos mentalmente un pequeño planning del tiempo que prepararlo todo nos va a llevar. Entonces hacemos algo curioso, que es apurarlo:

"Creo que con un par de horas, y luego el dia siguiente lo remato bien, .. creo que ya lo tengo eh? Es que ahora.. ahora no me .. no me dice a mi el corazón de ponerme en serio. Pero luego si. Iré a saco"

Y luego seguimos sin hacer nada o apenas nada. Aquí se juntan los puntos 1 y 2, es decir, estamos sin casi darnos cuenta, de un día para otro, con el agua al cuello.

Entonces si que empiezan a sonar alarmas y es un "sálvese quien pueda o se arma la del pulo" ("Se va a havé un follón que no sabe ni dóOOonde sa metío", que dice el de APM). Entonces apretamos, y tanto que apretamos, apuramos todo, vamos de puto culo cada día, sin descansar ni dormir apenas en algunos casos.

Y luego es una ruleta. A veces lo salvamos bien, a veces salimos del paso justitos, y a veces nos pilla el toro y se nos cepilla.

Y luego claro, independientemente del resultado, nos vamos de fiesta, que llevamos unos días de pena y hay que desconectar y para eso somos del país del cachondeo.


Siempre apurando

Sería mejor administrarse el tiempo paulatinamente, con pequeños y asequibles objetivos, si. Lo sabemos todos. La teoría esta muy clara. Pero por desconocidos motivos, a veces no logramos ser tan estrictos con nosotros mismos. Y luego pues tocará correr y ya lo sabemos.

Y así va el país como va. La educación de pena, la administración publica ni os lo cuento, etcétera, etcétera.


A modo de anécdota conozco una persona que quiso preparar, examen como Dios manda, con tiempo suficiente. Estuvo días enteros estudiando. El día del exámen repasó lo último, comió sin prisa y se preparó para ir a la Universidad a por nota. Y le llamó un amigo:

- ¿Cómo es que no has venido a exámen?!
- ¿Ahora iba a ir, a las 4, cómo que si no he ido?
- ¡El examen era a las 10 de la mañanaa!"
- O_O! (QUEEEEEEEEE!?)

(tuvo que repetir la asignatura entera)

¿Algun metodo mágico para afrontar la vida sin sufrir?

miércoles, 13 de enero de 2010

Review of a laughable movie.

Ayer al encontrar el video de Aladdin, estuve pensando en películas de dibujos que me hayan marcado.

Por lo general a mi siempre me ha tirado más el manga. Será porqué en Cataluña siempre han puesto manga en la tele, desde "Capitán Harloc" hasta Shin Chan, pasando por el Dr. Slump (Arale), Bola de Drac, en normal, Z i GT, y otras tantísimas series del país del sol naciente.

Pero aun así hay mucho dibujo animado por el mundo y aún no sé como, acabé entrando al cine con mis amigos a ver...

BOB ESPONJA: LA PELÍCULA!
(música de tensión)



A ver, no os alarméis.
Sí lo sé... es una esponja más estúpida que el concepto que representa. Por eso no me explico como terminé viéndola. Pero por ello hoy y siempre daré gracias.

Estábamos en el cine y la gente ( los padres de los niños que venian a ver la película) nos miraba sin entender que pintábamos nosotros, una pandilla de veintiañeros melenudos, allí.

Pocas veces me reí tanto con una película. Madre del amor hermoso, que descojone. Parece que no pero tiene muchos gags, muy pequeños, detalles minúsculos pero que nos arrancaban unas carcajadas de aúpa.

Siempre comento lo mismo con los amigos: En una escena, la princesa de los mares conoce a Bob Esponja y a Patrick el amigo estrella de mar, (Patricio en castellano), y este se cuelga de ella sin remedio. En cuanto le saluda el le suelta con voz arrastrada "Estás como un treeeen.." eso nos hizo reir, es basto, y lo mejor fue escuchar a un niño de la fila de atrás que preguntaba a su padre "Papá, qué ha dicho de un tren?"... increíble. Esta peli no era para niños exclusivamente.

También hay una aparición estelar del maestro en mezclar hijas, hamburguesas, alcohol en exceso y cámaras de video, sí. Ni más ni menos que David Hasselhoff (o como se escriba).

Me faltó un Chuck Norris y habría muerto allí mismo.

Vamos, en resumen, que puedo decir después de una entrada tan floja, sensacionalista, subjetiva, y poco seria y trabajada como la que acabáis de leer?

Que la veais. ;)

Os dejo una escena para que vayais haciendo boca.